FRACASÓ MI NEGOCIO, ¿AHORA QUÉ?

Al fracasar un proyecto de negocio probablemente se vean afectados varios aspectos de tu vida, tu situación financiera puede no ser la ideal, tus relaciones con inversores e incluso amigos pueden haberse dañado, y la confianza en ti mismo puede haber disminuido. Cuando esto sucede se deben tomar ciertas decisiones importantes, dos de ellas son:

1. Intentarlo otra vez de inmediato o no. Para saberlo debes preguntarte qué has aprendido del fracaso reciente. ¿Puedes determinar el motivo principal del fracaso?, algunas posibles razones son:

  • No estabas en contacto con tus clientes.
  • No entendías lo que tus clientes realmente querían.
  • Tu producto o servicio no ofrecían ventaja alguna.
  • No comunicaste efectivamente tus propuestas de valor.
  • Calculaste incorrectamente el capital necesario.
  • No solicitaste la asesoría adecuada.

No tiene sentido lamentarnos eternamente de nuestros fracasos, pero sí es importante tomar el tiempo necesario para analizar y entender cuáles fueron los errores, si no lo haces de una forma seria seguramente los volverás a cometer y seguirás acumulando fracasos más no aprendizaje.

2. Buscar un trabajo normal. Dependerá de tu caso concreto, debes hacer un análisis de si volverlo a intentar es prudente. Nos encanta escuchar que siempre debemos seguir intentándolo y que la diferencia entre un emprendedor exitoso y otro que no, es la persistencia. Esto puede ser cierto pero debes considerar algunos factores como si tienes una familia que depende exclusivamente de tus ingresos o si tienes una deuda considerable derivada del fracaso de tu negocio.

Así, en algunos casos buscar un trabajo normal puede ser lo más recomendable, teniendo siempre presente que esto no necesariamente es definitivo, y si tienes realmente ganas de emprender lo podrás intentar nuevamente más adelante.

Fallar es parte de la vida, lo grave es cuando no aprendemos, nos pasamos lamentando nuestras fallas o permitimos que estas afecten la confianza en nosotros mismos.

http://verkko.com.mx

7 SEÑALES DE QUE ESTÁS LISTO PARA SER EMPRENDEDOR

1. Liderazgo y responsabilidad. Los dueños de negocio más exitosos no se rehusan a pedir consejos, pero tampoco permitirán que alguien más tome la decisión final. Sólo se culpan a sí mismos cuando las cosas salen mal, pero rápidamente vuelven a intentarlo y nunca se rinden.

2. Pasión por el negocio. Los emprendedores comprometidos aman su idea y se percibe su compromiso en su voz y en su dedicación. Muchas veces relacionan su trabajo con un proposito mayor en lugar de sólo pensar en hacer dinero.

3. No buscar confirmación de su valor. Como emprendedor normalmente estarás solo. Si tu mente necesita constante retroalimentación positiva y un cheque para estar motivado, necesitas encontrar un trabajo normal en lugar de emprender. Los mejores negocios implican innovación, lo que significa aventurarse a lo desconocido.

4. Dar prioridad al negocio sobre lo social. Las relaciones personales son importantes y debes hacer tiempo para ellas, pero si las prioridades sociales están en el tope de tu lista no disfrutaras el papel de dueño de negocio.

5. Comodidad ante la incertidumbre. Algunas personas necesitan de un horario predecible para tener paz mental. Los emprendedores necesitan ser flexibles y asumir que trabajarán por largas horas.

6. No necesitar unas verdaderas vacaciones. Muchos emprendedores no recuerdan cuándo fue la última vez que en unas vacaciones no hicieron algo relacionado con su empresa.

7. La idea del retiro sugiere aburrimiento. Los emprendedores más comprometidos no piensan en el retiro. Disfrutan mucho trabajar como para retirarse, y no pueden esperar para iniciar su próximo proyecto.

Basado en artículo «7 Traits That Mean You’re Ready to Be an Entrepreneur (Otherwise, Don’t Quit Your Day Job)» de Martin Zwilling, publicado en inc.com el 18 de agosto de 2017.

¿QUIERES SER MÁS PRODUCTIVO?

Estas son algunas tácticas que te ayudarán a aumentar tu productividad:

1. Identifica claramente cuáles son las actividades que realizas que generan mayor valor económico a tu compañía. Lo mejor es que te enfoques en las tareas en las que realmente aportas valor, si pagando a alguien más por hacerlas se podrían hacer igual o mejor tal vez no las deberías estar haciendo. Más no es mejor, debes hacer sólo aquello en lo que realmente contribuyes y no buscar hacer más, aprende a delegar.

2. Aprende a decir que no a las cosas que aportan poco valor y no hacen que la compañía progrese. Debes decir que no a todos los distractores que no generan valor. Genera la habilidad de decir no a todo lo que no te va a conducir hacia tus metas de negocio.

3. No intentes hacer varias cosas a la vez, enfócate en algo. Es necesario que seas flexible y puedas cambiar tu atención de una cosa a otra, pero bloquea  las distracciones y tentaciones para concentrarte en una cosa a la vez hasta que la hayas concluido.

4. Haz lo que más te cueste trabajo primero. Al hacerlo te sentirás liberado y con gran cantidad de energía para realizar el resto de tareas.

5. Deja ir antes de perder más. Ya sea que se trate de un producto, una persona, o una estrategia que no generarán lo que necesitas, lo mejor es dejarlos ir para encontrar una solución que sí satisfaga las necesidades de tu compañía.

6. Identifica la tarea más importante. Cada día determina cuál es la tarea que al realizarla generará mayor impacto en el progreso de tu compañía y enfócate en ella.

7. Desarrolla tu integridad. Sé puntual y termina lo que has dicho que harías, hazlo sin excusas ya que mientras más lo hagas más desarrollarás tu integridad y a la vez aprovecharás mejor tu tiempo.

 

 

3 ERRORES QUE UN EMPRENDEDOR NO DEBE REPETIR

Tarde o temprano todos nos equivocamos, lo importante no es el error sino cómo reaccionamos ante él y si una vez cometido aprendemos la lección. Hay tres errores que como emprendedor no debes repetir:

1. No determinar bien el tiempo de entrega. Solemos considerar que cumplir una tarea nos tomará menos tiempo del que en realidad lo hará, por lo que muchas veces podemos establecer fechas de entrega que nos resultará complicado cumplir, generando una presión innecesaria o comprometiendo la calidad del producto o servicio. Establece fechas límite realistas, un cliente preferirá que se establezca un plazo mayor a que una vez llegada la fecha no se cumpla con lo prometido o se haga de mala forma.

2. Intentar hacer todo solo. El hecho de que seas emprendedor no implica que todo lo debas hacer tú o que debas saberlo absolutamente todo, de hecho es imposible, es importante que aprendas a delegar y que vayas eliminando la obsesión por el control. Esto te dará mucho más tiempo para hacer lo que realmente te corresponde y quitará peso innecesario de tus hombros.

3. Enfocarse en afectar a la competencia y no en satisfacer al cliente. Un competidor de natación no gasta sus energías pensando de qué forma puede afectar a los demás, ni pierde tiempo observando quiénes van detrás o delante de él durante la competencia, en cambio estudia a sus competidores, establece un plan y se enfoca en hacerlo de la mejor manera posible. De igual forma, como emprendedor no se debe buscar afectar a la competencia sino estudiarla, determinar cómo puedes satisfacer al cliente de una mejor forma y dedicarte a ello. Enfocarte en afectar al otro seguramente te desviará de tu objetivo e incluso puedes incurrir en responsabilidad legal que te deje fuera de la competencia.

Equivocarse no es grato pero es inevitable, lo importante es aprender de lo errores para que estos no se transformen en un fracaso definitivo.

10 HABILIDADES NECESARIAS PARA SER UN EMPRENDEDOR EXITOSO

Estas son 10 habilidades necesarias para ser exitoso como emprendedor:

1. Sé apasionado. Si no estás interesado y eres apasionado de lo que estás haciendo, no serás exitoso como emprendedor. La motivación para luchar día a día y sobreponerse a los obstáculos tiene su origen en la pasión que tengas por lo que haces, si esta no existe o es débil difícilmente llegarás a tu meta.

2. Ser enfocado y determinado. Para ser exitoso debes ser capaz de enfocarte en tu meta, y tener la determinación de hacer lo que sea necesario para alcanzarla, sin importar los retos o fracasos que experimentes a lo largo del camino.

3. Sé innovador. El emprendimiento implica innovación. Para tener éxito como emprendedor debes generar una idea innovadora para un producto o para una manera de hacer las cosas.

4. Sé adaptable. Como emprendedor debes ser capaz de adaptarte al constante cambio del mercado. El ser adaptable te ayudará a ajustarte a las siempre cambiantes necesidades de los clientes, así como a los últimos avances de la tecnología y tendencias.

5. Conoce tus fortalezas y debilidades. Los emprendedores exitosos saben quiénes son y para qué son buenos. Cuando conoces tus propias fortalezas y debilidades puedes establecer metas reales, y en lugar de preocuparte o intentar aprender cómo hacer aquello para lo que eres malo puedes contratar a alguien más que lo haga.

6. Aprende de tus errores. Cometerás errores, todos lo hacemos, posiblemente te toparás con gente que dude de tus ideas y critique tus métodos. Tal vez fracases algunas veces durante tu viaje como emprendedor. La clave para ser un emprendedor exitoso es no renunciar y usar todas las críticas, errores e incluso fracasos para mejorar, y nunca dejar de aprender.

7. Habilidad para contratar a la gente adecuada. El emprendedor exitoso sabe que no puede hacer todo él solo y tiene la habilidad de encontrar a la gente adecuada para apoyar sus proyectos de emprendimiento.

8. Habilidad para manejar emociones negativas. Para tener éxito como emprendedor es importante saber cómo controlar las emociones que pueden llegar a afectar tu desempeño y desviarte de tu objetivo.

9. Habilidad para realizar ventas. Debe existir un vendedor dentro de cada emprendedor, aquel que desarrolle mejor sus habilidades como tal será el ganador.

10. Sé estoico. Un emprendedor exitoso debe saber cómo manejar tanto la critica como los aplausos sin permitir que ni una ni otros lo desvíen de su meta ni determinen el concepto que tiene de sí mismo.

Basado en artículo «10 Uncommon Skills You’ll Need to Be a Successful Entrepreneur» de Shane Barker.