SIGNOS DE QUE MICROGESTIONAS

Microgestionar provoca que los empleados se sientan frustrados y desmotivados. Sin embargo muchos de los jefes que lo hacen no son conscientes de ello. Los signos para detectarlo son:

  • Siempre sientes que tú habrías hecho las cosas mejor.
  • Nunca estás satisfecho con los resultados.
  • Pides constantes actualizaciones de los avances de todos los miembros del equipo.
  • Te enfocas en los detalles y te causa gran satisfacción corregir.
  • Pides que te marquen copia de todos los mails.

Microgestionar puede dar resultados en el corto plazo, pero a la larga impactará negativamente a tu equipo, a tu empresa y a ti mismo. Estos son algunos puntos para que gestiones mejor:

  • Sé abierto a la forma de trabajar de tu equipo y no sólo busques imponer la tuya. Acepta sus puntos débiles y tenlos presentes al asignar responsabilidades.
  • Establece prioridades y determina en qué temas realmente aportas valor.
  • Señala claramente qué esperas de cada tarea asignada pero no des instrucciones de cada paso a seguir.
  • El motivo principal para microgestionar es el miedo a fallar, lo cual contribuye a un bajo desempeño del equipo que aprenderá a sólo seguir tus instrucciones. Reconoce sus habilidades y capacidades.

EL SÍNDROME DE PREPARAR PARA FALLAR

Jean François Manzoni y Jean Louis Barsoux, mencionan en un artículo de Harvard Business Review, que estudios han demostrado que muchos gerentes preparan a sus empleados para fallar. Cuando se detecta un error del empleado empiezan a vigilarlo más de cerca y a darle instrucciones muy específicas, pero la calidad de su trabajo se sigue deteriorando, se piensa que el empleado es el problema, que posiblemente tiene una mala actitud o que no tiene las habilidades necesarias, pero posiblemente, sin saberlo, el gerente ha ocasionado una dinámica negativa y el empleado está actuando conforme a las bajas expectativas que se tienen de él, generando así un circulo vicioso. Dirigir en exceso puede indicar bajas expectativas, y las bajas expectativas pueden convertirse en profecías autocumplidas.

El gerente y el empleado empiezan con una relación positiva pero un paso en falso ponen al jefe en alerta, algo como el incumplimiento de un plazo o la opinión negativa de un jefe anterior, hacen que el gerente dude de las capacidades del empleado, disminuyendo su libertad u observándolo de cerca. Al percibir esa falta de confianza el empleado empieza a dudar de sí mismo, ve afectada su confianza y deja de esforzarse.

Este efecto sucede hasta con quienes son percibidos como jefes excelentes. El 90% de los jefes suelen dividir a su equipo en el grupo de los buenos y el de los malos, y tratan a estos grupos de manera muy diferente. Los buenos son tratados con confianza y respeto, sus errores son considerados procesos de aprendizaje; se les concede mayor autonomía y son tratados de forma personal y amigable. El otro grupo es manejado de una forma más formal, se les dice qué hacer y cuándo, sus errores son juzgados duramente y sus ideas son ignoradas, con ellos se hace énfasis en las reglas, en la política y en la autoridad.

Catalogar a los empleados hace más sencillo asignar tareas, aquellas tareas que implican un reto son asignadas al grupo de los buenos y las de rutina al de los malos.

El problema es que los gerentes suelen hacer juicios prematuros, muchas veces dentro de los primeros cinco días, y a partir de ese momento atienden sólo a la evidencia que apoya su opinión e ignoran a aquella que la contradice.

Los controles excesivos pueden afectar la motivación de dos formas: disminuyendo la autonomía de los empleados y provocando que estos se sientan no valorados. Si los empleados perciben desaprobación, critica o falta de confianza, tienden a cerrarse, se desvinculan del gerente y de su trabajo,  dejan de aportar información, de pedir ayuda o de compartir información.

En raras ocasiones el empleado puede modificar este síndrome con resultados que cambien la idea que tiene el gerente. Normalmente para corregirlo, el gerente debe entender que probablemente está contribuyendo al mal desempeño del empleado. Reconocer el problema es el primer paso, el siguiente es más complicado ya que implica planear conversaciones amables que saquen a la superficie los problemas en la relación, para ello se recomienda:

  • No elegir un lugar o un horario que pueda percibirse como amenazante, ni realizarla en tono de retroalimentación sino como un dialogo honesto sobre la relación, y el jefe debe reconocer que su propio comportamiento puede tener parte de culpa.
  • Ambos deben entender mutuamente los síntomas del problema, señalar puntualmente las situaciones que están ocasionando la tensión, señalar hechos que sirvan como evidencia del problema y no meras percepciones.
  • Una vez que se identifican las áreas de problema es momento de analizar las razones de las debilidades, pueden ser falta de habilidades, falta de conocimientos o prioridades distintas.
  • El jefe debe plantear analizar su propio comportamiento y determinar cómo puede estar empeorando las cosas. Es importante aclarar lo que cada parte asumía de las intenciones de la otra y cómo percibían la situación.
  • Una vez que ambas partes están de acuerdo en las causas del problema pueden establecer caminos a seguir, estableciendo metas, modos de mejorar la relación, y estableciendo cómo será la supervisión la cual deberá reducirse conforme el desempeño incremente.
  • Comprometerse a mejorar la conversación entre las partes a fin de que está sea más clara y abierta para no permitir que los problemas crezcan, abriendo la puerta a una relación más honesta.

El jefe puede intentar evitar tener estas conversaciones y pretender solucionar el problema sólo motivando más al empleado, lo que no lo solucionará realmente, limitará el aprendizaje que ambas partes pueden obtener, y algunas veces los gerentes pueden llegar a dar más autonomía al empleado de la que puede manejar.

A fin de facilitar las conversaciones, el jefe debe separar las emociones de la realidad, determinar si la situación siempre fue así de mala, cuál es la evidencia de que el empleado ha actuado tan mal, qué ha hecho bien el empleado, cómo se podría defender. De esta forma el jefe estará más abierto a las percepciones del empleado ya que él mismo ha desafiado sus concepciones.

El resultado puede variar, puede haber una mejoría importante que permita tener una buena relación, a veces la mejoría es marginal pero como hay una mejor comunicación entre las partes se puede modificar el trabajo asignado para que se de un mejor desempeño, y en ocasiones puede ser necesario dejar ir al empleado, lo cual sigue siendo productivo ya que deja espacio a alguien que está mejor preparado para la posición, y tras el proceso en el que se le ha tratado de manera justa el empleado aceptará más fácilmente el resultado.

Así, es posible revertir el síndrome pero es mejor no permitir que se desarrolle desde el inicio realizando las siguientes acciones:

1. Involucrarse activamente con todos los reportes de desempeño desde el inicio, reduciendo las direcciones conforme el desempeño mejora.

2. Crear un ambiente abierto en el que los empleados se sientan cómodos de hablar de su relación con el gerente, así como del desempeño.

3. Cuestionar sus propias actitudes planteándose si no están pidiendo algo que no haya sido correctamente transmitido.

El gerente debe tener la capacidad de detectar el síndrome, tener el coraje de reconocer su participación en el problema, y la apertura para iniciar conversaciones sobre las causas y soluciones en un ambiente de colaboración. Esto implica un mejor liderazgo y promueve que los empleados se comprometan con mente y corazón.

EL PRECIO PARA AUMENTAR TUS VENTAS

El precio que establezcas para tus productos o servicios impactará a cada aspecto de tu negocio. Si este es muy bajo tal vez incrementes el número de ventas pero no tendrás la utilidad necesaria para continuar, pero si es muy alto puedes obtener un gran margen de utilidad por cada unidad vendida pero provocarás que el volumen de ventas baje comprometiendo la viabilidad de tu negocio. Ante la duda opta por el precio mayor ya que en su caso será mucho más fácil ajustarlo a la baja.

Al establecer el precio se determinan los márgenes de utilidad y es una herramienta de mercadotecnia que puede ayudar a incrementar tus ventas, por lo que se deben elegir cifras que generen compras. Es importante que los ingresos que se obtendrán con los precios que se establezcan sean suficientes para cubrir los costos y generen utilidad, pero es aun más importante considerar el efecto psicológico que producen, estos influirán en el valor percibido por los consumidores y la relación de este con tu marca.

Algunas tácticas para influir en la decisión de compra son:

1. Modelo freemium. Implica ofrecer un servicio o producto gratuito buscando que esto genere la posterior adquisición de otros con costo. El objetivo es enganchar al consumidor con lo que se ofrece gratuitamente motivándolo a que pague por otros y también a que los promueva, para ello es importante que lo que se ofrezca como gancho sea de buena calidad ya que de lo contrario este modelo resultaría contraproducente.

2. Precio con anclaje. En esta táctica se ofrecen dos o más opciones de precios por productos similares, siendo uno de ellos notablemente mayor que el resto, provocando que el consumidor perciba los precios más accesibles como una oportunidad.

3. Números no redondeados. Las cifras que no son redondeadas dan la impresión de ser calculadas más detenidamente percibiéndose como más justas. Además todos estamos familiarizados con precios que terminan en .99, al respecto se ha dicho que el consumidor no asimila correctamente el final del precio siendo afectado sólo por el inicio de este, por lo que aunque la diferencia entre 49.99 y 50 sea de tan sólo un centavo, el consumidor percibirá una diferencia mayor, otros han señalado que el .99 transmite la sensación de una oferta por lo que motiva la compra.

Estos son algunos ejemplos de cómo el precio que establezcas puede contribuir a aumentar tus ventas.

 

http://verkko.com.mx

 

7 SEÑALES DE QUE ESTÁS LISTO PARA SER EMPRENDEDOR

1. Liderazgo y responsabilidad. Los dueños de negocio más exitosos no se rehusan a pedir consejos, pero tampoco permitirán que alguien más tome la decisión final. Sólo se culpan a sí mismos cuando las cosas salen mal, pero rápidamente vuelven a intentarlo y nunca se rinden.

2. Pasión por el negocio. Los emprendedores comprometidos aman su idea y se percibe su compromiso en su voz y en su dedicación. Muchas veces relacionan su trabajo con un proposito mayor en lugar de sólo pensar en hacer dinero.

3. No buscar confirmación de su valor. Como emprendedor normalmente estarás solo. Si tu mente necesita constante retroalimentación positiva y un cheque para estar motivado, necesitas encontrar un trabajo normal en lugar de emprender. Los mejores negocios implican innovación, lo que significa aventurarse a lo desconocido.

4. Dar prioridad al negocio sobre lo social. Las relaciones personales son importantes y debes hacer tiempo para ellas, pero si las prioridades sociales están en el tope de tu lista no disfrutaras el papel de dueño de negocio.

5. Comodidad ante la incertidumbre. Algunas personas necesitan de un horario predecible para tener paz mental. Los emprendedores necesitan ser flexibles y asumir que trabajarán por largas horas.

6. No necesitar unas verdaderas vacaciones. Muchos emprendedores no recuerdan cuándo fue la última vez que en unas vacaciones no hicieron algo relacionado con su empresa.

7. La idea del retiro sugiere aburrimiento. Los emprendedores más comprometidos no piensan en el retiro. Disfrutan mucho trabajar como para retirarse, y no pueden esperar para iniciar su próximo proyecto.

Basado en artículo «7 Traits That Mean You’re Ready to Be an Entrepreneur (Otherwise, Don’t Quit Your Day Job)» de Martin Zwilling, publicado en inc.com el 18 de agosto de 2017.

¿CONVIVES CON EMPLEADOS TÓXICOS?

Baird Brightman de la universidad de Harvard, señala los siguientes seis comportamientos como aquellos que tienen mayor impacto tóxico en el éxito de una organización:

1. Agresividad. Los empleados agresivos pueden minar la productividad porque provocan que la gente que los rodea esté en una actitud de pelear o huir como medio protección contra estos. El 80% de este tipo de empleados afecta a 5 o más personas.

2. Narcisismo. A los empleados narcisistas no les preocupan los intereses de los otros y tienen un excesivo enfoque en sí mismos, lo que interfiere con el desarrollo de una cultura empresarial positiva y flexible.

3. Falta de credibilidad. Esto ocurre cuando los empleados no hacen lo que han dicho que harían. Lo que genera que sus compañeros no confíen en ellos.

4. Pasividad. Hay empleados que carecen de iniciativa y no se hacen cargo de sus responsabilidades. Esto reduce la productividad de todo el equipo y afecta el desempeño general.

5. Desorganización. Los empleados que carecen de organización personal también carecen de la concentración, estructura y disciplina necesarias para realizar su trabajo.

6. Rigidez. El mundo está en constante cambio por lo que se requiere de adaptación, lo que genera que los empleados que se resisten al cambio se vuelvan obsoletos y fracasen. Lo malo es que provocarán que algunos de sus compañeros caigan con ellos.

Para prevenir un lugar de trabajo tóxico, Brightman sugiere estas estrategias:

  • Mejorar el proceso de reclutamiento y selección para prevenir que un candidato tóxico se sume a la fuerza de trabajo, implementando evaluaciones para identificar este tipo de comportamientos.
  • Educar y asesorar durante las primeras semanas a los nuevos empleados sobre los comportamientos tóxicos, y posteriormente ofrecer un entrenamiento como parte de los esfuerzos de la compañía para prevenir un lugar de trabajo hostil. Al detectar comportamientos organizacionales tóxicos se debe intervenir rápida y directamente, incluyendo retroalimentación verbal y escrita acompañada de un plan de mejora. Ayudar a una persona a remplazar sus comportamientos tóxicos por unos de adaptación será útil tanto en su propia carrera como para la organización entera.
  • Si no queda otra opción es mejor terminar la relación con este tipo de empleados antes de que de generen mayores daños, para lo que será útil que se hayan documentado todas las comunicaciones relacionadas con su desempeño, así como los esfuerzos que se hayan realizado para intentar resolver la situación.

Basado en artículo «6 Surefire Signs Your Workplace Is Toxic» de Marcel Schwantes, publicado el 16 de agosto de 2017 por inc.com

OLVIDA ESTAS 5 COSAS AL EMPRENDER

Si bien el camino como emprendedor no es sencillo, hay ciertas cosas a las que debes renunciar para hacerlo menos complicado:

1. Renuncia a tu ego. Como emprendedor es necesario que tengas confianza en ti mismo, pero un ego elevado resulta un verdadero obstáculo ya que a fin de que este no se vea amenazado harás lo posible para no cometer errores, lo cual limitará tu desarrollo y te privará de las enseñanzas que derivan de los mismos. Una persona con un ego muy elevado suele ser incapaz de detectar buenos consejos de terceros y cree tener la capacidad para realizar todo por sí mismo menospreciando la asesoría de especialistas, lo cual inevitablemente se traduce en que dedique mayor parte de su tiempo y seguramente en mayores costos cuando tenga que acudir al especialista a fin de que corrija los errores.

2. Olvida la perfección. Tus productos o servicios siempre deberán ser de la mayor calidad posible, pero no esperes a que sean perfectos para ofrecerlos ya que de ser así puede que nunca vean la luz. Sé consciente de que no existe un grado insuperable, por lo que siempre deberás buscar la mejora continua de los mismos, si en algún momento lo dejas de hacer porque crees que tienes el producto o el servicio «perfecto» bastará poco tiempo para que otros lo superen.

3. No busques complacer a todos. Es imposible que tu producto o servicio se dirija y guste a todos, es importante que determines quiénes son tu mercado para saber qué es lo que buscan, cómo te debes dirigir a ellos y dónde se encuentran.

4. No olvides tu visión. Ten siempre presente a dónde quieres llegar, cuál es el objetivo final, tu interés principal, ello servirá como guía y evitará que pierdas el rumbo por sobre reaccionar ante obstáculos, ya sean personas o circunstancias.

5. No te compares. Enfócate en por qué lo haces y en hacerlo lo mejor posible sin compararte con otros emprendedores ni con gente con trabajos regulares, hacerlo puede generar una falsa ilusión, ya sea negativa o positiva, generando desánimo o confort que afectarán tu desempeño.

http://verkko.com.mx

10 HABILIDADES NECESARIAS PARA SER UN EMPRENDEDOR EXITOSO

Estas son 10 habilidades necesarias para ser exitoso como emprendedor:

1. Sé apasionado. Si no estás interesado y eres apasionado de lo que estás haciendo, no serás exitoso como emprendedor. La motivación para luchar día a día y sobreponerse a los obstáculos tiene su origen en la pasión que tengas por lo que haces, si esta no existe o es débil difícilmente llegarás a tu meta.

2. Ser enfocado y determinado. Para ser exitoso debes ser capaz de enfocarte en tu meta, y tener la determinación de hacer lo que sea necesario para alcanzarla, sin importar los retos o fracasos que experimentes a lo largo del camino.

3. Sé innovador. El emprendimiento implica innovación. Para tener éxito como emprendedor debes generar una idea innovadora para un producto o para una manera de hacer las cosas.

4. Sé adaptable. Como emprendedor debes ser capaz de adaptarte al constante cambio del mercado. El ser adaptable te ayudará a ajustarte a las siempre cambiantes necesidades de los clientes, así como a los últimos avances de la tecnología y tendencias.

5. Conoce tus fortalezas y debilidades. Los emprendedores exitosos saben quiénes son y para qué son buenos. Cuando conoces tus propias fortalezas y debilidades puedes establecer metas reales, y en lugar de preocuparte o intentar aprender cómo hacer aquello para lo que eres malo puedes contratar a alguien más que lo haga.

6. Aprende de tus errores. Cometerás errores, todos lo hacemos, posiblemente te toparás con gente que dude de tus ideas y critique tus métodos. Tal vez fracases algunas veces durante tu viaje como emprendedor. La clave para ser un emprendedor exitoso es no renunciar y usar todas las críticas, errores e incluso fracasos para mejorar, y nunca dejar de aprender.

7. Habilidad para contratar a la gente adecuada. El emprendedor exitoso sabe que no puede hacer todo él solo y tiene la habilidad de encontrar a la gente adecuada para apoyar sus proyectos de emprendimiento.

8. Habilidad para manejar emociones negativas. Para tener éxito como emprendedor es importante saber cómo controlar las emociones que pueden llegar a afectar tu desempeño y desviarte de tu objetivo.

9. Habilidad para realizar ventas. Debe existir un vendedor dentro de cada emprendedor, aquel que desarrolle mejor sus habilidades como tal será el ganador.

10. Sé estoico. Un emprendedor exitoso debe saber cómo manejar tanto la critica como los aplausos sin permitir que ni una ni otros lo desvíen de su meta ni determinen el concepto que tiene de sí mismo.

Basado en artículo «10 Uncommon Skills You’ll Need to Be a Successful Entrepreneur» de Shane Barker.

3 HECHOS FINANCIEROS ÚTILES PARA EMPRENDEDORES

Hay 3 hechos en finanzas que pueden ser útiles para todo emprendedor:

1. Ingreso neto no es igual a flujo de caja. Todas la personas de negocios nos enfocamos en el ingreso neto, buscamos métodos para incrementarlo y cómo hacer que crezca continuamente a lo largo del tiempo. Sin embargo solemos descuidar el flujo de caja el cual es más importante que el ingreso. Atender sólo al dato contable de ingresos puede resultar bastante engañoso por lo que debemos enfocarnos más en el flujo de caja.

2. La deuda es una herramienta. Muchos buscan evitar a toda costa la deuda, si bien es cierto que es un grave error sobre endeudarse es importante tener presente que la deuda es una herramienta por lo que no se debe evitar sino usar de la manera adecuada a fin de desarrollar adecuadamente nuestro negocio.

3. Las finanzas deben planearse. Como sucede con otros aspectos del negocio, también debe existir un plan respecto a las finanzas estimando futuros ingresos y egresos relevantes, realizando los ajustes a las previsiones con base en cambios que sufra el mercado.

 

10 lecciones que algunos emprendedores han aprendido de sus madres

Madre besando bebé emprendedor

 

En el día de las madres compartimos 10 lecciones que algunos emprendedores han aprendido de sus madres y que les han ayudado en su camino, seguramente alguna también tú la has aprendido de la tuya:

  1. Nunca te consideres un producto terminado. Sin importar la edad siempre habrá aspectos por mejorar, por lo que activamente debes buscar esa mejora continua, no dejando lugar para frases como «es que yo soy así» o «ya soy grande para aprender o mejorar».
  2. No esperes que te digan qué hacer. No basta con cumplir con la tarea asignada, de este modo pasaras la vida esperando que te digan qué hacer y estarás satisfecho simplemente por hacerlo bien.
  3. Crea. Sé curioso, ten pasión por crear, ya sean cosas, historias, canciones o ideas. En un futuro esa pasión te ayudará a crear tu empresa.
  4. Trata a todos con respeto. Nadie en este mundo vale más que tú, pero tampoco tú vales más que los demás. Así tratarás correctamente a tus socios, colaboradores y clientes.
  5. Sé persistente. Los emprendedores suelen escuchar muchos «no» en su camino, debes ser persistente para no considerarlos una respuesta final sino obstáculos, debiendo ser creativo para encontrar una manera de superarlos.
  6. Rompe las reglas. No porque alguien más te diga que las cosas deben ser de cierta forma realmente deben ser así. Analiza, cuestiona y propón formas distintas que puedan ser mejores para las partes o para su entorno.
  7. No te preocupes, ocúpate. En situaciones complicadas tu mente se puede llenar de pensamientos negativos que de no ser controlados te paralizarán e impedirán que salgas adelante, no te permitirán imaginar posibles soluciones. Acepta las circunstancias y trabaja en encontrar la forma de mejorarlas.
  8. Hay más de una perspectiva. Debes entender que un mismo objeto o hecho puede verse desde diferentes ángulos, por lo que se pueden afirmar cosas distintas sin que alguno esté mintiendo o esté equivocado. Escucha y analiza desde la perspectiva del otro antes de confrontar o cerrarte.
  9. El esfuerzo importa más que una calificación. No te acostumbres a luchar por una calificación sino a dar tu máximo esfuerzo, cada persona tiene habilidades distintas, para algunos obtener una buena calificación en cierta asignatura no representa mayor esfuerzo, mientras que otros realmente deben esmerarse para apenas pasar. El esfuerzo te hará mejorar, el conformismo te llevará a la mediocridad, sólo tú sabes hacia dónde te diriges.
  10. Ten presente que no estás solo. Siempre habrá gente a tu alrededor dispuesta a apoyarte, debes tener la humildad para reconocer que no lo sabes todo y que con el apoyo adecuado llegarás más lejos, sin embargo es importante que sepas distinguir y dejar ir a aquellos que te transmiten negatividad y a aquellos que se vuelven lastres en tu camino.

Y tú ¿qué lección enseñarías a tus hijos que en un futuro les ayude a emprender?

 

VERKKO® http://www.verkko.com.mx

Carlos F. Martínez Tripp @MartinezTripp