10 FRASES PARA FOMENTAR DIVERSIDAD EN TU EMPRESA

1. Diversidad: el arte de pensar juntos independientemente. -Malcolm Forbes.

2. Sé que hay fortaleza en las diferencias entre nosotros. Sé que hay confort donde coincidimos. -Ani DiFranco.

3. No sería mejor que todos pensásemos parecido; es la diferencia de opinión la que hace las carreras de caballos. -Mark Twain.

4. ¡No hay naciones! sólo hay humanidad. Y si no lo entendemos pronto, no habrá naciones porque no habrá humanidad. -Isaac Asimov.

5. El hombre sabio pertenece a todos los países, como casa para una gran alma está todo el mundo. -Demócrito.

6. Un individuo no ha empezado a vivir hasta que supera los estrechos confines de sus preocupaciones individualistas atendiendo a las más amplias preocupaciones de la humanidad. -Martin Luther King Jr.

7. La fortaleza se encuentra en las diferencias, no en las similitudes. -Stephen R. Covey.

8. Nunca es demasiado tarde para renunciar a tus prejuicios. -Henry David Thoreau.

9. Todos vivimos con el objetivo de ser felices; nuestras vidas son todas diferentes sin embargo la misma. -Anne Frank.

10. Reconócete en el y la que no son como tú y yo. -Carlos Fuentes.

5 CONSEJOS PARA EMPRENDER

1. Deja ir el control. No pretendas controlarlo todo, no hay un solo camino para alcanzar tu objetivo, aferrarte a algo que no está funcionando por el simple hecho de que es lo que habías determinado es un camino seguro hacia el fracaso. Mantente siempre abierto a nuevas formas de alcanzar tus objetivos.

2. No des excusas. No culpes a otros ni busques justificar tus errores, acepta la responsabilidad, ten la humildad de pedir disculpas y aprende.

3. Valora a tu equipo. Para que tu negocio alcance su máximo potencial debes integrar al equipo correcto y expresamente reconocer su contribución al éxito de la empresa.

4. Determina los valores de tu negocio. Si no tienes claro cuáles son los valores de tu empresa será difícil determinar si una decisión es correcta, estos ayudarán a transmitir consistencia y distinguirte de la competencia.

5. Controla tu miedo. Es común sentir miedo en algún punto del camino como emprendedor, lo cual es normal al encontrarte fuera de tu zona de confort, el riesgo es permitir que este te paralice o provoque que desistas. Acepta tu miedo y utilízalo como una motivación para seguir adelante.

PREPÁRATE PARA LA COMPLEJIDAD

Por naturaleza buscamos que las cosas sean predecibles, intentamos elaborar planes excelentes que si se siguen al pie de la letra nos permitirán llegar a nuestro objetivo, sin embargo la mayoría de las veces la realidad echa a abajo hasta el mejor de los planes.

La verdad es que debemos manejar la complejidad, si sólo estamos listos para la simplicidad no seremos capaces de adaptarnos a los cambios cada vez más constantes. La solución no es un mejor plan sino un adecuado empoderamiento, debemos cambiar la jerarquía por redes y facilitar las relaciones horizontales dentro de la empresa.

La complejidad es inevitable, mientras más elementos interactúen mayores probabilidades habrá de que el resultado sea inesperado, cada persona que interviene ha elaborado su propio plan, lo cual necesariamente introduce factores no contemplados en nuestro plan original por lo que las probabilidades de que dé resultado si se sigue al pie de la letra son realmente bajas.

Nos gustan las cosas simples que entendemos y controlamos, pero si pretendemos que sólo se nos presenten problemas que podamos resolver directamente nos frustraremos rápidamente ya que más pronto que tarde nos encontraremos ante situaciones complejas cuya solución es más probable mediante la intervención de diversas perspectivas y conocimientos, por lo que lo más conveniente es motivar la participación de todos los integrantes del equipo para alcanzarla.

Debemos elaborar un plan e intentar que este sea lo más simple posible, sabiendo que en el camino este se modificará pero que en él encontraremos bases solidas que facilitarán su reestructura.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN MENSAJE DE MERCADOTECNIA

Estas son algunas de las características que comparten los mejores mensajes de mercadotecnia:

1. Van al punto. En el menor número de palabras expresan lo realmente importante.

2. Toman en cuenta la perspectiva del cliente. No hablan de cómo la empresa ve el mundo sino  se enfocan en lo que es relevante para el cliente.

3. Usan lenguaje simple. Evitan el lenguaje técnico o complejo y en cambio usan palabras sencillas y familiares.

4. Son relajados. No se perciben poco naturales ni demasiado formales, los buenos mensajes transmiten cercanía y accesibilidad.

5. Dicen algo original. Un mal mensaje parece que pudiese pertenecer a cualquiera, mientas que los mejores son plenamente identificables, únicos.

6. No requieren mayores explicaciones. Los mejores mensajes hacen sentido de inmediato sin que el cliente deba esforzarse para comprenderlos.

7. Tienen un toque de humor. Un buen mensaje de mercadotecnia no transmite sólo hechos duros de una forma seria, este incluye un adecuado nivel de humor que puede generar una sonrisa en el cliente.

5 TÉCNICAS PARA NO PROCRASTINAR

Los procrastinadores crónicos pueden ver cómo dejan ir sus sueños al evadir una tarea a la vez, estás técnicas te ayudarán a pasar de la idea de tener un negocio a realmente tenerlo:

1. Escríbelo. Parece obvio pero debes escribir tus tareas más importantes para tener una imagen clara de lo que debes hacer para alcanzar tus objetivos. Una vez escritos determina cuáles son las más importantes y enfócate en ellas.

2. Divídelo. Un elefante se come una mordida a la vez. Si tratas de construir un negocio demasiado rápido fallarás. Los grandes proyectos son el resultado de un proceso, haz algo cada día que te dirija hacia tu meta y se vuelva un hábito.

3. Haz la tarea más importante primero. Pregúntate si sólo pudieses dedicar dos horas esta semana a tu negocio qué harías o cuál tarea de tu lista produciría mayores resultados. Es más importante hacer las cosas adecuadas que el simple hecho de hacerlas, así que no hagas ninguna otra cosa hasta completar la tarea que has determinado que es la más importante.

4. Que alguien te vigile. El comprometerte con alguien a cumplir con determinada tarea te ayudará a hacerlo, el simple hecho de tener que informar a alguien si has cumplido o no te será útil.

5. Ejercita tu disciplina. La disciplina es como un músculo, si no se ejercita esta será débil pero si comienzas a ejercitarla cada vez será más sencillo serlo.

 

NO ES LO MISMO FLUJO DE CAJA QUE BENEFICIOS

Kirk W. McLaren, miembro de la Organización de Emprendedores en Washington, señala que es muy fácil sobresimplificar el éxito o el fracaso en un negocio reduciéndolo a activos y pasivos, o a beneficios y pérdidas.

La realidad es más compleja, pudiendo tener un negocio que genera beneficios sin que sea exitoso, todo depende del flujo de caja. Muchos dueños de negocio de manera equivocada consideran que los beneficios y el flujo de caja son lo mismo. Para que un negocio funcione debe generar beneficios mientras que también opera con un flujo de caja positivo, son parámetros financieros distintos a los que todo emprendedor debe dar un adecuado seguimiento.

La disponibilidad de efectivo puede mantener o quebrar una organización, es el flujo de caja, y no los beneficios, el que determina dicha viabilidad. De hecho un estudio ha determinado que el 82% de los negocios fracasan como resultado de una mala administración del flujo de caja.

El beneficio o ingreso neto es el remanente tras restar todos los gastos a los ingresos, y es la base sobre la que se calcula el impuesto. Por otro lado el flujo de caja es el monto de efectivo disponible en un negocio en cualquier momento como resultado de las entradas y salidas de dinero.

Un negocio con altos beneficios pero bajo flujo de caja tendrá dificultades para pagar sus cuentas. Esto puede pasar por ejemplo cuando vendes tus productos a un precio superior a su costo generando por ende beneficios, pero tal vez los clientes que los adquieren pagan dichos productos en 120 días pero tú debes pagar a tus proveedores en un plazo menor, así aun cuando tu negocio genera beneficios puede ser incapaz de cumplir con sus obligaciones.

La liquidez es la sangre de cualquier negocio y el principal indicador de salud financiera. Es por ello que debes administrar tus activos líquidos de manera responsable ya que un negocio no sobrevivirá sin liquidez. Los pequeños negocios pueden sufrir de falta de liquidez por constantemente reinvertir sus utilidades en el negocio mientras que lo ideal es de forma paralela crear una reserva.

La adecuada administración del flujo de caja implica planeación. Ten siempre presente que no sólo debes atender a los beneficios y mucho menos sólo a los ingresos para desarrollar un negocio exitoso.

QUE TUS CLIENTES SEAN LO MÁS IMPORTANTE

Actualmente una tarde de películas implica utilizar Netflix, hace 10 años seguramente implicaba visitar el Blockbuster más cercano. En aquél entonces esta empresa valía varios miles de millones de dólares, sin embargo hoy es un caso de estudio que refleja como las cosas pueden ir terriblemente mal.

El fracaso de Blockbuster no se debe a Netflix ni a la difusión de internet, sino a que la empresa dio por seguros a sus clientes. La empresa generó ingresos penalizando a la gente que pretendía servir, lo que generó que no hubiese lealtad por parte de los mismos. Negocios grandes y pequeños deben tener siempre presente que su fin es satisfacer las necesidades de sus clientes.

Aunque es muy sencillo decirlo, mantener el enfoque en los clientes no es fácil, la atención del emprendedor se empieza a dirigir hacia posicionar su marca, a sus competidores, a incrementar los rendimientos y a otros factores que hacen que paulatinamente y sin desearlo, el cliente deje de ser la prioridad.

La recomendación es hacer de tus clientes tu único objetivo, preguntarles qué es lo que desean, qué les hace falta, interactuar con ellos a fin de conocer sus retos y aspiraciones, permitir que participen en la creación de los productos y/o servicios que van a satisfacer sus necesidades. Nunca perder de vista que son ellos lo que más importa.

Recuerda que tú no eres tu cliente, comprueba que tu oferta realmente aporta un beneficio por el que tus clientes están dispuestos a pagar, de lo contrario tal vez no estás creando el valor que creías.

Haz que tus clientes sean la prioridad de tu negocio y que esto sea la cultura de tu empresa.

3 CRITERIOS PARA UNA BUENA IDEA DE NEGOCIO

Varias veces hemos escuchado que 9 de cada 10 ideas de negocio fallan, no basta con encontrar una buena idea sino una que valga la pena perseguir, para saberlo es importante tener presentes tres criterios:

1. Es el tiempo adecuado. Debes determinar si es el momento adecuado para echar a andar tu idea. Lo suficientemente pronto para tener ventaja frente a la competencia pero cuando realmente exista un mercado para ella.

2. El sacrificio vale la pena. Debes estar dispuesto a dedicar años en el desarrollo de tu empresa, incluidos algunos fines de semana, si no te apasiona lo que estás haciendo y el tiempo que le dedicas te parece demasiado debes tener en cuenta que ese tiempo no lo recuperarás.

3. No sólo existe mercado para ella sino que la puedan amar. Existen empresas como Starbucks que venden productos que cualquier otro podría vender pero han creado una comunidad que aman a la empresa. Considera si los productos o servicios que ofrecerás y el modo en que lo harás pueden generar esa pasión en tus clientes.

 

SIGNOS DE QUE MICROGESTIONAS

Microgestionar provoca que los empleados se sientan frustrados y desmotivados. Sin embargo muchos de los jefes que lo hacen no son conscientes de ello. Los signos para detectarlo son:

  • Siempre sientes que tú habrías hecho las cosas mejor.
  • Nunca estás satisfecho con los resultados.
  • Pides constantes actualizaciones de los avances de todos los miembros del equipo.
  • Te enfocas en los detalles y te causa gran satisfacción corregir.
  • Pides que te marquen copia de todos los mails.

Microgestionar puede dar resultados en el corto plazo, pero a la larga impactará negativamente a tu equipo, a tu empresa y a ti mismo. Estos son algunos puntos para que gestiones mejor:

  • Sé abierto a la forma de trabajar de tu equipo y no sólo busques imponer la tuya. Acepta sus puntos débiles y tenlos presentes al asignar responsabilidades.
  • Establece prioridades y determina en qué temas realmente aportas valor.
  • Señala claramente qué esperas de cada tarea asignada pero no des instrucciones de cada paso a seguir.
  • El motivo principal para microgestionar es el miedo a fallar, lo cual contribuye a un bajo desempeño del equipo que aprenderá a sólo seguir tus instrucciones. Reconoce sus habilidades y capacidades.

10 ESTRATEGIAS PARA FACILITAR UN ACUERDO

Katie Shonk, del Programa de Negociación de la Escuela de Derecho de Harvard, señala las siguientes 10 estrategias que te ayudarán a alcanzar acuerdos satisfactorios para ambas partes en una negociación:

1. Escucha para aprender. Una de las estrategias más importantes en la negociación es escuchar activamente los intereses de la otra parte. Para ello deberás resistir el impulso de interrumpir para defenderte, y en cambio deberás realizar preguntas encaminadas a determinar cuáles son las aspectos fundamentales para la otra parte. Repite lo que has escuchado para asegurarte de que has entendido la perspectiva del otro. Sólo una vez que hayas obtenido una idea clara y completa de su perspectiva podrás empezar a presentar tu propio punto de vista.

2. Pon varios puntos sobre la mesa. Las partes suelen enfocarse en un solo aspecto y discutir sobre este. Al añadir varios puntos a la discusión durante el proceso de negociación, puedes encontrar oportunidades para hacer intercambios o concesiones basadas en sus intereses diferentes. Además intenta presentar varias propuestas que tengan un valor similar para ti pero que cubran intereses distintos. La reacción de la otra parte te ayudará a asegurarte de que estás atendiendo a sus necesidades además de satisfacer las tuyas.

3. Haz una lluvia de ideas conjunta. Las partes suelen asumir que la ganancia de una necesariamente implica la perdida de la otra, pero esto no tiene que ser así. Intenta reducir la tensión planteando la situación como una oportunidad de alcanzar una solución que satisfaga a todas las partes involucradas, un verdadero ganar-ganar.

4. Reconoce los juegos de poder. En ocasiones una parte puede retar o denigrar el poder, experiencia, o habilidad del otro con el fin de sentirse superior o tomar ventaja. No caigas en su juego, en cambio deja claro que has reconocido el intento de manipulación y busca regresar la conversación al tema que se esté tratando.

5. Reexamina los temas sagrados. A veces las partes se niegan categóricamente a negociar sobre temas que consideran sagrados, como aquellos que implican una dimensión moral, religiosa o personal. Sin embargo bajo ciertas circunstancias estamos dispuestos a hacer concesiones sobre dichos temas, antes de determinar que un tema está fuera de la mesa piensa en maneras de resolver la negociación que honrarían tus valores más importantes.

6. Defiéndete de las amenazas. Un negociador puede llegar a recurrir a las amenazas para obtener lo que quiere o simplemente para ser escuchado. Pero las amenazas normalmente empeoran la situación e incrementan el conflicto. Al recibir una amenaza puedes intentar ignorarla dando la oportunidad a que la otra parte se retracte, si esto no funciona puedes señalarla directamente y manifestar que buscas que ambos sigan un camino más constructivo.

7. Reconoce cuando necesitas un mediador. Cuando la negociación parece encaminada al fracaso puede ser útil pedir la intervención de un mediador o un tercero imparcial para ayudar a resolver el conflicto. El mediador puede servir como una barrera entre las partes y para motivarlos a alcanzar una solución más racional. De igual forma, los expertos en determinado campo pueden aportar información que permita que la discusión sea más productiva, asegúrate de que los expertos sean escogidos conjuntamente.

8. Apela a valores compartidos. Si te encuentras en una disputa sobre valores, busca valores más generales que tengan en común.

9. Centra la discusión en las ganancias y no en las pérdidas. Los negociadores se vuelven más competitivos cuando se concentran en lo que pueden perder en la negociación, por lo que es mejor que las partes se enfoquen en lo que pueden ganar, lo que permitirá que exista mayor colaboración.

10. Mantén las líneas de comunicación abiertas. La negociación se puede complicar a tal punto que las partes necesiten suspenderla, pero no permitas que ese descanso se convierta en un bloqueo permanente si un acuerdo puede beneficiar a ambas. Mantén el contacto con la otra parte y periódicamente plantea la posibilidad de retomar el dialogo. Puedes reconstruir la confianza negociando primero aspectos pequeños como el lugar de reunión.