Mucho no siempre es mejor

Podemos decir que nuestro cerebro es perezoso y nuestra capacidad de concentración limitada, por lo que nos tendemos a abrumar fácilmente. Tal vez te ha pasado que ante la gran cantidad de opciones de un mismo tipo de producto terminas eligiendo el mismo de siempre, pides una recomendación o incluso prefieres no comprar y dejarlo para otra ocasión.

Intenta recordar las siguientes series de números:

a) 7 3 9 1.

b) 7 3 5 6 1 8 9 2 6 7.

La primera no representa mayor complejidad, sin embargo la segunda cuesta mucho más trabajo. Para lograrlo probablemente la hayas dividido en grupos de máximo cuatro números o bien la hayas leído como una cifra de 73 millones 561 mil 8 cientos 92 punto 67, que no es sino otra forma de dividirla en grupos.

Los investigadores han señalado que nuestro cerebro puede manejar un número limitado de elementos, algunos han mencionado que podemos manejar entre cinco y nueve, mientras que otros consideran que nuestra capacidad es aun más limitada y sólo podemos manejar 3 o 4. Por el modo en que recordamos los números telefónicos parece que la segunda afirmación es más acertada.

Si al leer un menú nos encontramos con 25 tipos de pizza seguramente sería incomodo para nuestro cerebro y tendríamos que releerla varias veces para poder elegir, lo cual se podría solucionar si se dividen en varias categorías.

Así, al diseñar un menú o la forma de presentar los productos a tus clientes, es importante tenerlo en cuenta si quieres que su experiencia sea agradable y no se sientan abrumados.

más no siempre es mejor

Verkko®

http://www.verkko.com.mx

 

Autor VERKKO®


Verkko® es una empresa de servicios jurídicos y solución de conflictos para emprendedores.

Deja una respuesta