¿CONVIVES CON EMPLEADOS TÓXICOS?

Baird Brightman de la universidad de Harvard, señala los siguientes seis comportamientos como aquellos que tienen mayor impacto tóxico en el éxito de una organización:

1. Agresividad. Los empleados agresivos pueden minar la productividad porque provocan que la gente que los rodea esté en una actitud de pelear o huir como medio protección contra estos. El 80% de este tipo de empleados afecta a 5 o más personas.

2. Narcisismo. A los empleados narcisistas no les preocupan los intereses de los otros y tienen un excesivo enfoque en sí mismos, lo que interfiere con el desarrollo de una cultura empresarial positiva y flexible.

3. Falta de credibilidad. Esto ocurre cuando los empleados no hacen lo que han dicho que harían. Lo que genera que sus compañeros no confíen en ellos.

4. Pasividad. Hay empleados que carecen de iniciativa y no se hacen cargo de sus responsabilidades. Esto reduce la productividad de todo el equipo y afecta el desempeño general.

5. Desorganización. Los empleados que carecen de organización personal también carecen de la concentración, estructura y disciplina necesarias para realizar su trabajo.

6. Rigidez. El mundo está en constante cambio por lo que se requiere de adaptación, lo que genera que los empleados que se resisten al cambio se vuelvan obsoletos y fracasen. Lo malo es que provocarán que algunos de sus compañeros caigan con ellos.

Para prevenir un lugar de trabajo tóxico, Brightman sugiere estas estrategias:

  • Mejorar el proceso de reclutamiento y selección para prevenir que un candidato tóxico se sume a la fuerza de trabajo, implementando evaluaciones para identificar este tipo de comportamientos.
  • Educar y asesorar durante las primeras semanas a los nuevos empleados sobre los comportamientos tóxicos, y posteriormente ofrecer un entrenamiento como parte de los esfuerzos de la compañía para prevenir un lugar de trabajo hostil. Al detectar comportamientos organizacionales tóxicos se debe intervenir rápida y directamente, incluyendo retroalimentación verbal y escrita acompañada de un plan de mejora. Ayudar a una persona a remplazar sus comportamientos tóxicos por unos de adaptación será útil tanto en su propia carrera como para la organización entera.
  • Si no queda otra opción es mejor terminar la relación con este tipo de empleados antes de que de generen mayores daños, para lo que será útil que se hayan documentado todas las comunicaciones relacionadas con su desempeño, así como los esfuerzos que se hayan realizado para intentar resolver la situación.

Basado en artículo «6 Surefire Signs Your Workplace Is Toxic» de Marcel Schwantes, publicado el 16 de agosto de 2017 por inc.com

Autor VERKKO®


Verkko® es una empresa de servicios jurídicos y solución de conflictos para emprendedores.

Deja una respuesta