5 PUNTOS PARA FORMAR NIÑOS LÍDERES

La mayoría de los sistemas educativos buscan formar personas capaces de seguir órdenes, siendo el objetivo de los alumnos simplemente cumplir con sus deberes, sin embargo podemos hacer algo para desarrollar su liderazgo:

1. Ante un problema pregúntar: «¿Qué piensas?»

En lugar de tomar el control e imponer la solución, debemos involucrar activamente al niño en la solución del problema. Las organizaciones necesitan más personas que solucionen problemas, no personas que ciegamente se acoplen a los puntos de vista de otros y que se sientan obligados a seguir la dirección establecida por alguien más.

2. Motivar a los niños a crear arte en lugar de colorear perfectamente dentro de la línea

Los negocios no son producto de una formula ni son simples, en estos muchas veces las soluciones imperfectas son las más efectivas. Necesitamos que nuestros niños expandan sus pensamientos más allá de la caja de la metodología establecida y exploren aproximaciones no tradicionales e incluso controversiales para lidiar con los retos a los que se enfrentan.

3. Hacer que los niños definan más de un modo para manejar un problema.

Un plan raramente resulta como se esperaba en una organización; necesitamos líderes aptos y que se sientan cómodos creando una variedad de respuestas que puedan plantearse una vez que la original no ha cumplido las expectativas. Pregunta: «¿qué más puede funcionar?», motivando una conversación acerca de soluciones alternas al problema en lugar de enfocarse sólo en una.

4. Mostrar y desarrollar las diferencias en nuestros niños.

Muchos recién graduados lucen iguales, no saben qué los hace especiales y no tienen idea de cómo competir con otros que están buscando las mismas oportunidades. Debemos enaltecer sus diferencias y no propiciar que sólo busquen ser como los demás.

5. Desarrollar sus fortalezas e independencia preguntando: «¿Por qué te importa lo que otros piensen?»

Esto no implica alentar comportamientos anormales que tengan consecuencias negativas en otras personas, sino que no determinen sus acciones en base a los puntos de vista de otros ya que de hacerlo no se motiva la innovación y la creatividad. No se debe perder la identidad, los líderes tienen ideas nuevas, y no son aquellos que efectivamente satisfacen la expectativas de otros.

nino-formal

 

Basado en artículo: «Five ways to prepare children for leadership» de Roy Osing.

Deja una respuesta